LA CASA – MI DORMITORIO DE LOS AÑOS 2000 SE RENUEVA

Pronto, muy pronto se cumplen 9 años que me instalé en la casa.

En aquel momento se llevaban mucho las composiciones dignas de constructivismo Ruso, lleno de blanco, negro y rojo, y así es como pinté toda la planta de invitados de la casa.

En un primer momento, la que iba a ser la habitación principal (la buhardilla) era un completo desastre, así que me tocó adaptar una de las habitaciones de “la planta de invitados” como dormitorio principal-temporal.

Arrastrábamos unos muebles del anterior apartamento y parecían estar hechos a medida con esta estancia: una cama y 2 mesitas de escritorio, que por ancho encajaban.

El tema de la pintura lo tuvimos clarísimo: rojo y blanco, con decoración en negro.

Y así es como ha estado desde entonces la “puti-habitación”, digna de local de lucecitas.
27066982_1525621977553086_5834181466885625804_n

Así es como estuvo hasta la semana pasada, cuando en un arranque decidí deshacerme de esta habitación tan… puti y buscar encajarla en la decoración del resto de la planta, donde reina el color piedra y el blanco.

Os dejo aquí enlazadas las otras estancias de dicha planta:

Pasillo

Despacho

Dormitorio 2

Faltaría añadir aquí el vestidor y el baño, pero no son muy dignos de enseñar… de momento.

 

La cuestión, es que si has ido viendo los post verás que me he cargado toda esa estética años 200o y solamente quedaba la puti-habitación, a la que me unía un fuerte vínculo emocional que me hacía conservarla. Te podría contar que un soltero con una puti-habitación da mucho juego para que tus amigos te hagan regalos de lo más variopintos, pero por miedo a que me cierren el blog lo mantendré en secreto.

El otro día, ordenando el vestidor de invierno (sí, ya os digo que esta casa da para mucho) topé con unos botes de pintura UltraResist, de Bruguer, esa que resiste todo tipo de manchas y cubre genial, y pensé: ¿por qué no cargarme el rojo de las paredes de la puti-habitación?

Además, ya que me habia dado por ordenar también hice lo mismo con el sótano, donde almaceno sprays, adhesivos, brochas…. vamos, que lo tenía todo para atacar sin miedo!

Me pasó una idea por la cabeza… si tengo tanto spray… por qué no pintar también esas feas ventanas de color dorado?

Al ataquéee!!!

Empecé retirando las hojas y protegiendo con papel la parte exterior. Son ventanas interiores y no quería llenar de pintura el despacho y el pasillo que es donde dan.

También las limpié a fondo, aspirando las rendijas y frotando un paño con alcohol de 96º.

puti1

Soy adicto al spray EVO blanco Mate de Novasol. Es tan polivalente que lo vi adecuado para este caso, además me arriesgué y no puse imprimación.

puti2

Un truco muy bueno y que utilizo constantemente cuando pinto con spray es disparar una primera capa de lejos, y de manera uniforme, lo cual crea una especie de punteado-granulado que sirve para que el resto de la pintura agarre mejor y sin necesidad de imprimar. Siempre me ha funcionado.

Lo bueno de esta gama de spray es que seca en minutos, y si lo haces como he descrito antes en segundos.

 

puti3

Y como verás, no me preocupé de proteger alrededor de los marcos , ya que precisamente esas paredes las quiero de color blanco.

puti4

 

Y te voy a hacer un spolier del resultado final, pero así es como quedaron ya con las paredes pintadas.

puti5

Pintar las hojas pero fue muy sencillo. Simplemente cubrí los cristales con papeles y cinta de carrocero y los sprayé siguiendo la misma técnica que para el marco: una capa finita para crear agarre y varias más generosas para cubrir sin llegar a hacer goterones.

puti6 puti7

 

Vale, ya tenía las ventanas y me animé a dar un poco de spray a la puerta.

puti8

Eso lo hice con idea de blanquear para que resultara más sencillo pintarla después, incluso me animé a pintar la maneta sin estar muy convencido. ¿El resultado? puedes pasar uña o rascar anillo en la maneta que la pintura no salta!

Así que creo que cuando tenga más spray blanco la acabaré con ese mismo producto, con una capa fina creo que la puerta ya estará terminada completamente.

Pero no nos olvidemos de las paredes. Las pinté completamente de blanco con Bruguer, y la estancia ya parecía incluso más grande!

Me vine arriba y me disparé una foto en modo “total white”, deslumbrado por tanta luz.

puti13

Así quedó la puti-habitación con el blanquedo express:

puti12

Como me quería cargar el rojo completamente rescaté una mesita (que tuneé con spray, por supuesto) y eliminé el cuadro rojo. Algo así empezó a quedar el dormitorio.

puti9

Dónde se ha visto que yo, amante del color, quede satisfecho con esto tan blanquito?

Así que mi último avance en el dormitorio ha sido pintar el cabezal con el color que decora toda la planta de invitados: blanco porcelana de Bruguer.

puti10

En un arrebato y tras algún contratiempo pude dar color a la estancia con ese blanco roto, o color piedra. Sigue sin gustarme mucho el resultado, lo veo un pelín desconjuntado. Creo que necesito renovar esos cuadros, añadir decoración y como no una funda nórdica y cojines blancos.

puti11

Sigue sin convencerme el resultado, lo veo soso y nada acorde con mi estilo, pero tenía tantas ganas de compartir con vosotros el resultado que creo que la ocasión merecía un post donde pudierais ver el gran cambio que se puede conseguir en un plis plas y con solo pintura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *