BRUGUER Y VILLA YONOLOTIRARIA. EL PRINCIPIO DEL GRAN CAMBIO

Llevo mil años dando la tabarra con el cambio del comedor.

Que si ahora lo quiero nórdico, después tropical, ahora rústico-moderno… os traigo locos por instagram!

En este post podéis ver la historieta del  primer impulso, con fontanero y daños estéticos incluídos.

 

Pero remontémonos a cómo estaba el comedor.

En su día, como contaba en el post que más arriba enlazo, me enamoré del verde oliva, y toooooda la decoración era en esa línea.

entrada6

 

Con el tema del color no tengo control, y cuando me da…. me da! Tenía toooda la decoración en ese mismo tono.

Velas…comedor 4 Centros decorativos…

comedor 5

Textiles….comedor 2

Hasta que llegó el reventón y con ello la necesidad de cambiar de color.

comedor11

Aprovechando que vino el fontanero le pedí que me instalara de nuevo el grifo que se había roto, y lo pinté con spray de forja negra, como la barandilla.

Sé que no es nada estético tener un grifo en medio de la pared, y menos tan negro y feo, pero es práctico y me facilita mucho la labor de regar las mil plantas de la calle.

Como tenía que venir el pintor lo hice “a saco”, sin encintar ni nada. Ahí mi obra de arte:
comedor1

 

Cuando vino el pintor me dio 2 minutos para escoger el color. Vi uno que  en la carta se veía precioso, chic, señorial e incluso empecé a imaginar la decoración del comedor con toques nórdicos, plantitas, objetos de madera natural…

Así acabé con esto:

comedor9

Pero en realidad me entristecía el nuevo aspecto, y por contradictorio que parezca veía apagado y oscuro el resultado.

comedor7

Ahí llegaron mis amigos de Bruguer dispuestos a echarme un cable.

Ellos tienen una asesoría de color para casos especiales como el mío.

Les mandé un pequeño escrito con fotos:

Solicitud: – El comedor y entrada son una única estancia sin luz natural. Fue verde muchos años, y yo estaba encantado con el color.

– Quería apostar como en el resto de la casa estoy haciendo por tonos neutros, en la planta de invitados y despacho pinté de color blanco porcelana y me encantó el resultado.

– Verás que hay fotos de vigas a medio pintar. En su día las pinté marrones (en la entrada) pero ahora las quiero en blanco, pero lo dejé a medias a la espera de ver qué hago con el resto del color.

– Sé que las tendencias decorativas apuntan a colores claros, tonos neutros y que cuando no hay luz son los más apropiados, pero el verde que tenía le pegaba al ambiente rústico y me sentía en un espacio acogedor. Ahora este parece mucho más frío, impersonal y he lanzado la propuesta a mis seguidores de Instagram (lo sé, tengo una adicción a los stories) y parece ser que una propuesta que he hecho con paredes mostaza y blancas les gusta.

Enseguida obtuve una respuesta muy profesional, con consejos, paletas de color, tendencias y con detalles con los que no contaba, como por ejemplo con qué pintura renovar mis puertas.

Además me aconsejaban pintar con la nueva “ultra Resist”una pintura 100% lavable con la que ya no tendría que sufrir por si a Kiko le da por restregarse por una pared o sacudirse al llegar a casa después de un paseo lluvioso.

 

comedor 13

Aunque Kiko ya pasa de todo, él disfruta con cualquier cambio. Os juro que no me lo saco de encima mientras pinto, os escribo o me siento con una cerveza en el suelo a mirar qué puedo transformar a mi alrededor. Esta foto es de uno de esos momentos.

 

comedor 3

 

En la asesoría de color hubo algo que me gustó mucho y que hizo un “click” en mi cabeza:

Si prefieres seguir el consejo de tus seguidores de Instagram podemos aconsejarte otras combinaciones.  Siguiendo un poco la línea de mostaza + blanco te dejamos algunas posibles combinaciones, algunas de ellas con nuestra gama ULTRA RESIST, Adiós a las Manchas y otras de la Colección Colores del Mundo.

 

Además me hablaban de la app “Visualizer”, y con ello lo vi todo más claro. Apuntas con la cámara del móvil, escoger color y la app te transforma para que veas el resultado.

Dicho y hecho. Empecé a “blanquear” todo, esta vez incluyendo techos (no los pinté cuando cambié de verde a gris) y vigas de la entrada.

Me costó horrores y un pequeño accidente, caí de la escalera y no sé como sigo aquí, supongo que san DIYER me vigila.

Aquí empecé por la entrada, prefería pintar todo de blanco y después escoger qué paredes daría color.

comedor7

 

Y con el comedor hice lo mismo. Fuera gris, todo blanco ultra-resist. No os asustéis por los zócalos, nunca soy cuidadoso pintándolos, pero luego retiro la pintura con bayeta húmeda antes de que seque la pintura.
comedor 6

 

Y llegó el momento de dar vida al comedor-entrada.

Escogí un color “Reflejo de sol” que es lo más parecido al mostaza que llevaba en mente.

Y aunque me asustó verlo demasiado parecido al verde oliva que tenía antes el resultado no me puede gustar más.

comedor 11

Creo que combina perfectamente con muebles blancos, sofá marrón, vigas marones e incluso con la chimenea.

comedor 9

Ahora veo más vivo, alegre y personal este espacio, y me saca una sonrisa nada más abrir la puerta de casa.

comedor 10

La gente me decía que este color me oscurecería, y supongo que tenían razón, pero por otro lado lo veo divertido y acorde con mis gustos.
comedor 8

 

Además, siempre que uno pinta es momento de cambiar la decoración de las estanterías, y como me estoy volviendo un vago de narices he optado por sacar casi todo, dejando 4 objetos decorativos, los justos para llenar espacios en estanterías.

comedor 16

Este ventilador también tiene su historia, algún día os la cuento, mientras tanto adorna la mesita (del contenedor, claro que sí) que hay junto el sofá.

Ahora he de averiguar cómo envejecer esa piña tan plateada, ¿quizás con betún de judea?

 

comedor 15

También pinté la puerta, eso está en el post anterior, y enceré el suelo de la entrada, que aunque sea terrazo anticuado dicen los modernos que se vuelve a llevar. Al ser la entrada quiero un suelo resistente y “sufrido” que dice mi madre. Eso significa que puedas estar días sin limpiarlo y no se note, puedas descargar en él leña, entrar la moto o dejar la bolsa de basura sin preocupación.

 

entrada5
Así pues, y aunque este post parecía interminable mis conclusiones son:

-Déjate llevar por impulsos, no por tendencias.

-La ayuda que me brindáis por los stories de Instagram no tiene precio.

-La asesoría de Bruguer es muuuuuy buena.

-Si os vais a subir a una escalera de 4 metros no lo hagáis solos. Mientras caes ves tu vida pasar como en las películas.

 

Y ahora las preguntas cuyas respuestas espero en comentarios:

-Habría de añadir otro color? Se me ocurre una alfombra azul eléctrico, cojines y cuadro a juego. Quizás he abusado del mostaza y no quiero añadir más de ese color.

-El suelo del comedor te parece horroroso? (eso será un próximo post!)

-Estrella Galicia o Heinekken?

13 Comments

  1. Julia Perez Vilariño

    A mi me encanta el cambio Javi!
    Respondo:
    el azul me parece una opción cañera y muy tu!
    El suelo si que necesita un cambio ya
    Estrella Galicia siempre!

    un saludiño

  2. Sonia K

    Me encanta el cambio! el gris hacía tu casa mucho más triste, y eso está claro que no te representa 😉
    Los colores cálidos en las zonas de relax para mí,son súper acertados.
    Lo de añadir toques azules… me chirría un poco jeje pero oye, como se suele decir: para gustos, colores!
    Y eso que el azul es uno de mis favoritos, pero yo me imagino ese salón combinado en colores tierra, teja, anaranjados,marrones…
    En cuanto al suelo, voto sí al cambio!
    Y lo de la cerveza…bueno, quizás dejes de quererme como seguidora, pero… es que….a mi no me gusta la cerveza.
    Sí, lo sé, después de leer esto, no tendrás jamás en cuenta mis opiniones, pero no por ello dejaré de venir a leer tus post 😛
    Un saludo!

  3. Patricia

    Me gusta que te guste! Porque debe ser así, fuera seguir tendencias, y sí a seguir tus impulsos y tus gustos, claro que si, guapi!
    El cambio, espectacular, no soy yo muy de amarillos pero esta combinación que has hecho me gusta de verdad!
    Incluso el minimalismo en decoración, yo también estoy vaga y estoy optando por quitar cosas de en medio..
    Y el grifo..has pensado en ocultarlo con algo? no sé..el de las ideas eres tú..no lo acabo de ver ahí, aunque sé que está genial para regar ese vergel..
    Gracias por tus consejos sobre caídas y escaleras.. Espero que estés bien.
    Y desde luego, sí al azul eléctrico (aprovecha y pinta la piña también azul, anda, que brilla demasiado), sí al cambio de suelo (llamarlo horroroso es muy suave..), y sí a Estrella Galicia fresquita!!
    Un beso y a seguir creando, que es gerundio!!

  4. Sandra

    Me encanta cómo te ha quedado, y en cuanto al suelo… digamos que tengo un baño con esos mismos azulejos y lo odio, así ya te estás poniendo al cambio para poder copiarte.
    Ah! Si la piña es de plata, con lejía se envejece (truco de joyería).

  5. Walewska

    ESPECTACULAR. Adoro ese amarillo. Yo lo llamo sol líquido y es el que tuve en la habitación de mi hija un tiempo. Y me encantaba. Te da una vida y una alegría loca. Aceptémoslo, ni tú ni yo somos nórdicos y minimalistas jajajajaja

  6. Irene GM

    A mí también me gusta mucho más ahora en amarillo-mostaza.
    Yo estoy en fase blanco-nórdica y claro, ese suelo no lo veo… así que lo cambiaría ya.
    Por cierto, las patas de la consola de la entrada ya no las pones?.

    Un saludo

  7. Taisa

    Ostras, ha quedado muy bonito. No había visto yo un “amarillo” en pared así.
    Lo que yo con azul no lo veo, y menos “eléctrico”. ¿Igual un naranja? O aunque igual verde no te convenza al haberlo tenido, igual un verde lima… Muy veraniego xD Sobre el suelo… Mal no lo veo. Pero a mi me gustan para salón los suelos cálidos. Un parquet (de bambú leí una vez que eran muy resistentes, para niños o mascotas) o directamente de estos de vinilo imitación…
    Y bueno de cerveza yo entiendo poco xD sólo tomo 0,0 de limón. San Miguel en España y Becks en Alemania. XDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *