DIY – CUADRO MOUSTACHE CON STRING ART

Güacale!!!

¡Un juguetito nuevo!

Empiezo a tener tantas herramientas que cualquier día me monto mi propio Leroy Merlín en casa y me forro, pero mientras tanto disfruto de ellas, todas tan diferentes pero con una única misión: convertir para disfrutar.

La última en sumarse a la familia ha sido un destornillador que prometía solucionarme la vida (y salvarme los dedos) y yo, como DIYer (que no DJ) puñetero que soy lo puse a prueba… pero bien!

Cuando lo sostuve en mis manos lo examiné:

-Prometes atornillar sin problema, ¿eh, compañero?

Pues te vas a cagar.

Me apetecía probar con la técnica del String Art, que no es otra cosa que con clavos e hilo (o lana) componer un dibujo sobre una superficie como una madera o una pared. Pero como yo soy tan chulo y la cosa iba de destornilladores sustituí los clavos por unos tornillos negros.

 

Así que saqué una caja con un kilo de tornillos y un tablón que me sobró de otro proyecto.
cuadro string art moustache 1

Lo siguiente fue imprimir un moustache XXL. Si sabéis dibujar este paso lo podéis saltar.

 

cuadro string art moustache 2

Recorté el moustache y lo pegué al tablón con celo. Me aseguré que quedara bien centrado.

cuadro string art moustache 3

Y era momento de poner a prueba el Worx.

La peculiaridad de este cacharrito es que el solito “atrapa” el tornillo para que no se tuerza. Milagros no hace, pero facilita muchísimo la labor.
cuadro string art moustache 4

Aquí os enseño los bracitos que agarran el tornillo. Tal como este se introduce en la madera los bracitos se van abriendo, de tal manera que cuando ya está atornillado los brazos ya están completamente abiertos y retiras la maquinita sin problemas.

cuadro string art moustache 5

Cuando le vas cogiendo el tranquillo, que no tardas más de 3 tornillos, ya eres capaz de atornillar con una sola mano, con la otra te puedes rascar la nariz o tocar el piano, así de fácil resulta amigos!

cuadro string art moustache 6

Lo mejor, y más curioso, es que tal cual lo recibí me puse a trabajar con él y aguantó todo el proyecto sin necesidad de cargarlo. Eso es muuuuy buena señal de su rendimiento y lo que más me gustó.

Pero seguimos.

Una vez todos los tornillos puestos quité la plantilla.

cuadro string art moustache 7

Y fui retirando los celos que se habían quedado atrapados bajo los tornillos.

cuadro string art moustache 8

Compré una bobina de lana fina (1 lerele me costó en un mercadillo).
cuadro string art moustache 9

Y empecé anudando un extremo al tornillo que más gracia me hizo.

cuadro string art moustache 10

Lo siguiente ya fue pan comido: tiro de aquí, lo giro por aquí y vuelvo. En 10 minutos ya tenía mi cuadro de String Art listo y me encontraba más relajado que un Yogui en un todo incluido Caribeño.

cuadro string art moustache 11

Ni un minuto tardé en buscarle sitio, tenía claro que quedaría genial en mi escritorio, donde voy aportando calidez con la madera (esa frase se la escuché a la chica de Decogarden y me moló, tenía que ponerla aquí ni que fuera con calzador).

cuadro string art moustache 12

Y sí, esta foto es del post del otro día, donde os medio desvelé de qué iría uno de los futuros proyectos, que es este.
cuadro string art moustache 14

 

Ahora bien, este cuadro no se quedó aquí por mucho tiempo, ya que tengo el barber más cool de Tarragona y le viene como anillo al dedo.

Espero que le guste, y si no es así, ya tiene combustible para la hoguera de San Juan.

EDITO:

Tenía este post en la recámara, pero ayer al fin le entregué a  Miguel Gigar  el cuadro y lo colocamos “temporalmente” para hacerle unas fotos y de paso enseñaros un trocito del pedazo de local (rechace imitaciones).

moustachebarber

 

moustachebarber2

 

moustachebarber3

 

6 Comments

  1. Pingback: 9 ideas DIY muy creativas que triunfaron en 2016 - Handfie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *