LA CASA – RENOVANDO LA ESCALERA DE LA TERRAZA

No estoy contento con el post de hoy.

Ni el resultado es bueno, ni la fotografía, pero como cualquier avance en La Casa quería compartirlo con vosotros, mi idea era un lavado de cara con algún detalle «pinterest», y eso es lo que os vengo a contar hoy.

 

No sé si recordaréis nuestro graaaaaaaaan dormitorio, ese que en su día quisimos hacer como una suite del mismísimo Ritz, tal y como nos explicaba la señora que nos vendió la casa pretendía hacer con él (nunca llegó el momento, ya que la casa estaba hecha una M).

En nuestro dormitorio hay una puerta que esconde la escalera que sube a la terraza.
escalera2 escalera3

 

Esa escalera está dejada de la mano de Dios (y de la mía). O mejor dicho… estaba.

He recuperado de mi archivo esta foto, en la que un jovencísimo Javi (y roñosísimo) le daba un saneo a las paredes con lija y escayola. Además descubrí la viga que aparece encima de mi cabeza dejándola marrón y con una patina blanca.

Después de eso vino pintar la escalera en blanco y… nada más.
escalera1

Así de sosa estaba ella. Aquí la foto está muy quemada, al puro estilo «corre a la luz» pero las paredes estaban más que sucias y aunque para la foto ordené y retiré todo en ella guardaba la tabla de planchar, la escoba de la terraza y un pequeño mueble donde no había más que «trastos» (collares hawaianos del fín de año de 2006, unos gorros de un balneario, cinturones desfasados…)  Vamos, carne de yosilotiraría.

El primer paso del tuneo fue precisamente eso: vaciar la escalera y humedecer bien el suelo con la fregona para que la pintura que goteara no se quedara incrustada.

escalera4

La puerta que da a la terraza con taaaanto portazo (en mi pueblo hace un aire que lo flipas todos y cada uno de los días del año) pedía sollozando un relleno en su junta, aparte de una limpieza.

escalera5

 

En verano, el aire acondicionado de la habitación nos desagüa en esta misma escalera. Lo cual viene genial para regar las plantas, coger agua para la plancha, etc.

escalera6

Y bueno, esta escalera es la vía de escape favorita de Nati. Mirado como se fija en la puerta esperando a que alguien le abra. No se movió de ese rellano mientras duró el tuneo que os muestro a continuación.escalera7

 

Como en la planta del medio tuve una borrachera de color Blanco Porcelana de Bruguer me compré unos cuantos botes, recordad que pinté el estudio, el pasillo, el dormitorio 2 y el cuarto del armario. Así que me sobró uno casi entero y me negaba a desperdiciarlo.
escalera8

Por otro lado en una feria compré el Roller Collection de Crea Decora Recicla. Mi idea era para el proyecto de la Vaquería de mis padres, pero me han podido las ganas y lo he probado en mi escalera.

escalera9

Y tras un periquete pinté tooodas las paredes de la escalera del sutil blanco porcelana y la última pared la dejé en blanco y la estampé con el rodillo. Delicadeza pura oiga!

Tras ver las instrucciones del roller veo que lo hice todo mal, desde montar el rodillo a estampar, pero si no lo dices da el pego, verdad?escalera10

Finalmente, después de pintar, quería poner algún detalle a esa escalera que nunca había estado decorada.

Navegué en pinterest  y vi esta estantería, la hice en un plis. Así que además de decorativa aprovechamos la luz que viene de la puerta de la terraza para estos mini cactus.escalera11

 

La viga carcomida imprime carácter a la escalera, así que he decidido mantenerla tal cual, simplemente le di unos brochazos con chalk blanco con la técnica del pincel seco.

escalera12

 

Con un casquillo y unas bolas de porex me ideé una lámpara muy pinterest también. Estas las pinté con chalk de distintos colores.

escalera13

Y para rematar la deco tuneé un malma que tenía guardado con palitos envejecidos, a juego con las estanterías de los cáctus.

escalera14

La escalera ya luce mucho mejor, y ya no tengo que tener siempre cerrada la puerta por vergüenza a lo que escondía detrás.

Me falta todavía solucionar el tema del cubo que recoge el agua del aire, que creo que simplemente lo haré pintando un cubo con algún color dorado o cobre.

Y para disimular los muchos tubos que hay me ingeniaré algo con listones de madera, pero eso ya lo veremos.

Como os decía el resultado no es para nada digno de un «WooooW», pero sinceramente lo hice en un ratito y mi idea no era buscar la belleza si no dar un lavado de cara a un espacio que nunca había sido más que un nido de trastos y roña.

Sigo con mi trabajo de «Home staging» a ver si podemos vender la casa… será una pena, pero hay que evolucionar y avanzar!

 

9 Comments

  1. Paco (@otto_nimri)

    Como sugerencia a lo del cubo, yo en el balcón tengo unas damajuanas de cristal para recoger el agua del aire acondicionado. Te quedaría bien algo así en ese rincón de la escalera. :) 

  2. Vacacionesdeveranodiy.blogspot.com.es

    Pues el detalle de los cactus con el yogur de cristal me parece que le da un toque genial, con el tema del cubo… si no encuentras las damajuana de cristal, prueba con algún cántaro de barro antiguo, le daría un toque vintage y le metes unas pajas secas de rivera que esas no se pudren jamás de los jamases para disimular el tubo. La pared de arriba ha quedado genial, gran trabajo.

Responder a Vacacionesdeveranodiy.blogspot.com.es Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *