LA CASA – RENOVANDO EL ASPECTO DEL PASILLO

De nuevo os tengo que pedir disculpas por la calidad de las fotografías, insisto en que la casa no me da mucho juego a la hora de captar mis reconversiones en ella.

Si recordáis el último post, en el que actualizábamos la salita, os contaba que el despacho era como un pasillo de Pans&Company, rojo y con rayas blancas y negras, vamos todo un horror visual.

El estor que instalé permanecía bajado 24 horas para tapar eso, pero necesitaba una solución y qué mejor que seguir la nueva línea del despacho. Al ataquéeeeeeeeer.

Visto desde mi silla del escritorio esta era la vista que tenía si miraba a la derecha. Me entraban tics y migrañas, así que mejor no mirar mucho.
pasillo1

Lo primero que hice para atacar el proyecto fue desmontar lámparas y las cortinas que tapan las ventanas del pasillo. Al ser una casa antígua (o casa cueva) las habitaciones de esta planta tienen una ventanita que da al pasillo y estas son bastante feas, con su aluminio color bronce, así que en su día les puse unos estores de Ikea (ya descatalogados) que creo recordar que me costaron 3€/ud.

 

Con el mismo blanco puro (de Bruguer) que había utilizado para la salita pinté techo y cubrí la parte roja del pasillo. En un momento… se hizo la luz!!! No me explico como podía ver chulo en su día la aberración que le hice al pobre pasillo.

Mientras tanto el community manager de Bruguer me daba ánimos por Twitter, ¡falta me hacían!
pasillo2

 

Después aproveché una pintura marrón que tenía por casa (de pintar las vigas del comedor, mira tú si tiene años) y pinte el listón que recorre el pasillo.

 

Fui al centro Leroy y pedí muy decidido el blanco perla como el que había pintado el despacho.

Con mi bote corrí para casa a terminar el pasillo, moría de ganas de verlo terminado. Así que a la velocidad del rayo pinté, tapando las odiadas rayas negras, iluminando más aún el pasillo.

Sí que le veía un tono lila a la pintura, pero pensaba que era cosa de luz y la humedad de la propia pintura. Al secar se asemejará más a mi salita, es la misma pintura, me decía a mí mismo.

 

Pero algo no cuadraba…

Salí a la salita a mirar la diferencia de contraste y empezaron a salir sapos y culebras de mi boca. &%$$&%//%&/()&//(&/

 

No era el mismo color!!!!!!

pasillo3

Bajé corriendo al sótano, donde tenía el bote vacío con el que pinté la salita a comprobar el nombre  y tipo de pintura.

 

Salieron más tacos de mi boca!

Cabreado conmigo mismo me senté en el suelo, frente a los 2 botes, uno era blanco porcelana y el otro perla.

Con el mosqueo en todo lo alto volví a Leroy y Olga, de la sección de pinturas me miró extrañada:

-No paras, eh tío?

-Calla, calla, que no sabes lo que me ha pasado (y le conté la historia).

Ella se reía y a mí se me empezaba a pasar el mosqueo.

Con el bote correcto corrí de nuevo a casa, por suerte con una capa me cubrió el color erróneo y en un periquete tenía el pasillo a conjunto con la salita despacho.

Pero seguía fallando una cosa: el marco que separa las 2 partes, donde puse el estor.

Además no me convencía el listón en color marrón, así que opté por pintarlo también de blanco.
pasillo4

Así que 2 capitas de esmalte sintético blanco dieron con el equilibrio y así luce ahora cuando miras a mi derecha.

pasillo5

Faltaría pintar las puertas, pero sinceramente no me apetece nada y lo que hoy se lleva blanco mañana se volverá a llevar de color madera, así que aplazo su tuneo a una próxima tendencia decorativa.

 

Al igual que el despacho,  sigue huérfano de decoración, aunque ya me he hecho con una balda de Ikea y unas letras decorativas que me regalaron mis amigos de El Greco en las demostraciones que dí el otro día en su tienda, ya os las enseñaré cómo están quedando.

 

pasillo7

Mi idea es decorar solamente la pared final, quizás poner una lámpara para iluminarlo un poco y si me animo hacer unos cuadros de silicona de esos que tanto os gustan, aunque esta vez no quiero recargarlo, simplemente darle un toque decorativo y punto.

 

Insisto, disculpad por las fotografías, necesito hacerme con unos focos si quiero continuar tuneando la casa cueva 😉

pasillo6

Y hasta aquí por hoy.

 

8 Comments

    1. Javi yonolotiraria

      vacaqué??? las hice hace 2 semanas y he vuelto super productivo!!! ahora toca tunear la casa para dejarla bonita el resto del invierno y estar la mar de agustico en ella 😉

  1. Canela y naranja

    ¿Y te cubrió bien la pintura? A mí pintar con la Bruguer cuando la probé me pareció un infierno: ¡no cubría nada! 

    El cambio del pasillo es brutal. Lo que son las modas, ¿verdad? Yo tuve una época todo pintado de azul y ahora no lo soporto. 

    Un besete. 

Responder a Blanco y de madera (Bea) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *