Abrillantar cromados con papel de aluminio

Domingo.

Llego de trabajar y tras comer solo tengo ganas de espachurrarme en el sofá a disfrutar del pastelón de película que dan en TV.
Me estiro, me tapo con la manta y llego al estado comatoso en unos pocos minutos.
De repente… RIIIIIIING.
Abro un ojo, eso que suena no es mi teléfono.
Otra vez…. RIIIIIING.
Tampoco es el timbre de la puerta.
RIIIIIING!!!!
Ya con ese buen humor que me caracteriza cuando alguien interrumpe mi sueño salgo a la terraza dispuesto a arrancar cabezas, pero lo que me encuentro me hace cambiar de idea.
Todo empezó hará más de un año, Josep me dijo que su hermano nos había guardado un par de bicicletas. Por el trabajo que este tiene le toca lidiar con bastantes trastos, y de vez en cuando encuentra algo interesante. 
En ese momento no sé porqué no le dí más importancia, y ni tan siquiera me molesté en verlas, así que se quedaron en un almacén acumulando roña y criando óxido desde entonces.
Con el buen tiempo, el otro día Josep y yo nos planteamos de comprar unas bicicletas de paseo, pero enseguida nos vino a la cabeza que teníamos 2 guardadas, así que le pedí que las trajera para valorar si merecían la pena o no. 
Y VAYA JOYAS!!!!!
Una es una Orbea de varillas, que os mostré en instagram el otro día. Una reliquia de los años 50 pintada en un color que me encantó. Eso sí, está hecha polvo y el trabajo que nos dará no es poco.
La otra menos antigua pero no con menos encanto. Una BH Gacela de las de toda la vida!!! Muchos me habéis dicho en Facebook e Instagram que la teníais en rojo, y es que es tan típica!
Esta segunda está en mejor estado.
Pero volviendo al Domingo. 
Cuando salí a la terraza me encontré a Josep  con la BH Gacela sobre la mesa. 
El RIIIIIING que escuchaba no era otra cosa que el timbre recién engrasado.
También había puesto a punto frenos, apretado tuercas e hinchado ruedas . Vamos, que nuestra BH solo necesitaba una ayudita para estar ya operativa!
Me quedé mirando la bici embobado.
-Le falta una buena limpieza.-Nos dijimos el uno al otro.

-Hay que pulir los metales, creo que con Aladdin quedarán bien.
-Es Domingo y está todo cerrado.
-Pues preguntemos al sr. Google.
Y sí, este nos dio una solución de lo más económica y no por eso menos efectiva.
 
Sí, papel de aluminio!!!
Aluciné con la idea de pulir los cromados con aluminio, y desconfiando un poco de su eficacia lo probé.
Por lo visto el papel de aluminio hecho una bola es como una nana metálica, pero mucho más suave, por lo que no se raya el cromado, dejándolo suave y brillante.
Cuando friccionamos con él generamos calor que reacciona produciendo unos átomos que descomponen el óxido.
Así que para ponernos manos a la obra hicimos una buena limpieza de la bicicleta, con estropajo de fregar los platos y detergente.
Había zonas que se resistían, así que empapamos una bayeta con vinagre (que es un poderoso antical) y las frotamos enérgicamente dejando la superficie lo más limpia posible.


Finalmente empezó la labor de pulir los cromados. Nos quedamos boquiabiertos de la facilidad con la que el óxido se desprendía, produciendo una especie de pasta de color marrón.
Para acabar pulimos con una bayeta de microfibra y pudimos admirar lo bien que nos quedó!!!
Una vez pulida y limpia se siguen viendo algunos rincones con óxido, pero estoy pensando en pintarla, y entonces se habrá de desmontar, aunque Josep es reacio a ello.
Cuando acabamos no pudimos reprimir las ganas y nos fuimos a dar un paseo por la playa, peleándonos por lleva la BH, así que acabamos turnándonos entre nuestra vieja Mountain Bike y la nueva BH Gacela.
 
Conocíais el truco del papel de aluminio? Yo lo anoto en mi lista de tips curiosos!
Y otra pregunta… pintamos la bici?

Image and video hosting by TinyPic

16 Comments

  1. wacapaka

    qué fuerte lo del papel de aluminio! nosotros usamos lo q supongo q has llamado Aladin jaja q era como una espuma metálica, y menudo cambio, pero si lo se uso el papel de aluminio!
    A lo de pintar…yo te diría SI pero lo de desmontar es un rollo y luego se queda a medias, te lo digo yo que aun no he podido salir a lucir la mía… eso si, pintadita quedó chulísima 😛

    1. Javi yonolotiraria

      ey sara, creo que esta la dejaremos de momento tal cual, pero la otra la pinto sí o sí. Esa más que pulir tendré que lijar, y la faena que dará no es poco y me ayudará Josep, que es más apañado que yo con esto de las bicis. Cuando estén todas listas, la tuya también, podemos marcarnos un verano azul por el Delta, hahahaah.

      un besote y ánimos con la bicicleta!!!

      pd. El aladín es un algodón rosa con un líquido come-óxido.

      Con qué la pintaste tú?

  2. 123hecho

    Yo quiero un cuñado como ese!!! que bonita!!! Yo que vivo en un pueblo donde la bici es un medio de transporte muy habitual te digo que esas bicis empiezan a estar muy revalorizadas. Yo creo que no la pintaría…es un color tan auténtico, la gente las recordará rojas pero ese verde, es tan típico…me daría pena taparlo… (a no ser que esté muy mal).

  3. Pepe Oliva

    Chico, chico, chico, las cosas que aprendemos.
    Yo, para limpiar la plata, la pongo al fuego con papel de aluminio, agua y bicarbonato y lo dejo hervir. Pero usar un trozo de papel de aluminio de esa forma, no sabía nada.

    Yo si la pintaría. Es que seguro que te queda super mega genial! Pero de colorcico llamativo, no se, fucsia, pistacho, amarillo limón…jajajaja.

    1. Javi yonolotiraria

      pepe estoy contigo!!!!!!!!!!!
      color llamativo al canto para la bici, aunque claro, me dicen eso de que es el color auténtico, la pintura original, etc etc que dudo y a cada rato cambio de opinión.
      Eso si, la otra va en turquesa o mint fijo!!!!

      Ahora que viene el caloret apetece dar un paseo, verdad?

  4. Veva Piñeiro

    Eso no es un truco, eso es un trucazo!! Si la bici estuviese perfecta de color yo la dejaría así, pero las cosas como son, necesita un repaso y yo creo que el color azul de tu cabecera le puede irque ni pintado ( nunca mejor dicho) De todos modos, has pensado en un tuneo con washi tape……. ahí lo dejo! Un besiño

  5. Natalia

    qué maravilla!! y qué envidia!! No sabría qué decirte sobre la pintura… pienso que el color que tiene le deja el toque original y genuino, pero verla pintada de nuevo, también molaría. Sea lo que sea, quiero verla después

Responder a Veva Piñeiro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *