Mi cartel personalizado!



Estas navidades el mensajero picó a la puerta. 
Abrí la puerta  en pijama y sorprendido, sinceramente no esperaba nada.
Traían un paquete  de Mallorca, pero no tenía forma de ensaimada. Tampoco olía a sobrasada… qué podía ser?

Cerré la puerta y como un niño corrí a la mesa del comedor. Cuando lo abrí el efecto “Wualaaaa” inundó la estancia y Josep asomó la cabeza, soltando otro “wualaaaa”.

Era precioso, delicado y con ese toque hand made que busco para mi hogar.

Me llegó un mensaje de mis amigas de Handbox:
-Tunéalo como quieras, aunque te dará pena hacerlo.

Pues sí, tenían razón, y es que mirad que detallazo  hicieron conjuntamente con los chicos de LA LETRERÍA

Ni más ni menos que el nombre de mi blog tallado en madera!
Sinceramente me enamoró a primera vista y me planteé desobedecer las instrucciones de tunearlo, me gustaba virgen, tal cual.
De hecho lo he tenido en el mueble del comedor hasta hace unos días, cuando me atreví por fin a meterle mano.

Una vez decidido barajé varias opciones:
-Un decoupage divertido, pero la deco del apartamento es más sencilla y minimalista, así que lo descarté.
-Un efecto envejecido, barnizándolo de algún tono oscuro, manchándolo con betún de judea y haciendo muescas y agujeros de carcoma para simular su vejez.
-Pintarlo sin más.

Pues sí, elegí  la tercera opción, y no por su simplicidad si no por el uso que quería darle: 
Me apetecía colgarlo encima de la puerta del despacho, dando un poco más de vidilla al pasillo blanco que os enseñé hace unos días (sí, ese que alguno comparó con un túnel hacia la muerte).

Como los cuadros del pasillo son negros y para eso de no mezclar colores soy bastante puñetero no tuve duda a la hora de escoger la pintura.
Además sopesé Spray VS pintura tradicional y elegí el aerosol por rapidez y por la facilidad para rellenar el interior de las letras.

Una vez escogido el tipo de tuneo, y listos los materiales era momento de proteger la mesa.
El spray es un Novasol Pintyplus Basic, que puedes encontrar a un precio muy muy económico aquí
Después.. a pintar!

Me encantó lo que me encontré al retirar el cartel! Se había producido un efecto plantilla!
Se secó casi inmediatamente, pero aún así aproveché ese ratito para correr a la tienda Leroy Merlin a por un adhesivo que me permitiera fijar el cartel de manera rápida, no me apetecía estar aguantando 3 horas y acabar con calambres en los brazos .
Me recomendaron este, y la verdad es que con 2 tiras de cola y presionar unos segundos el cartel quedó ahí para los siglos de los siglos.
Una vez puesto yo admiré mi trabajo. Cuestión de minutos fue este tuneo! He tardado más escribiéndolo y editando fotos que realizándolo.
 
Y ahora mi pasillo tiene ese detalle que te señala dónde se cuecen los post del blog: mi despachito yonolotiraria!
Le sigue faltando algo de deco, no lo negaré, pero como siempre digo… VIVA EL DIY, así que seguiremos con la calma, avanzando poco a poco y compartiendo con vosotros todo avance!

Y como sé que sois una panda de fetichistas, como yo, y os mola eso de ver el antes y después aquí os dejo la imagen de cómo era. Molaba, eh?

Un abrazo mis querid@s DIY´ers!

Image and video hosting by TinyPic

15 Comments

    1. Javi yonolotiraria

      toda la razón oswaldo, de hecho me planteé hacerle el acento con la caladora, pero me rajé, ya que podría cargarme el cartel, asi que preferí no tocarlo.
      Respecto al suelo me encantaría poner un laminado sintético, pero al ser el piso de alquiler no queremos invertir demasiado, aunque claro, conociéndome no lo descarto!

Responder a Javi yonolotiraria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *