Experimentando para tunear una mesita auxiliar

 

No tiene perdón de Dios la de días que llevo sin publicar. SORRY!!!

La cabeza en mil cosas, turnos extraños de trabajo y demás movidas lo han impedido, pero al fín hoy os puedo traer un pequeño tueno del #apartamentitoyonolotiraria. Hoy tunearemos una mesita de noche!
Estas mesitas de noche las escondí  cuando tuneamos el dormitorio de invitados y han estado guardadas todo este tiempo.
Ahora estoy metido de lleno en el tuneo del comedor y echaba de menos una mesita auxiliar junto el sofá para esconder revistas, dejar el teléfono o tener los cargadores localizados, así que esta mesita por medidas encajaba, pero por estilo…. NO! (argh!).
Este tuneo ha sido un poco experiemental:
Mis amigos de Novasol Spray me hablaron de su Gesso y tenía ganas de hacer una prueba:
utilizarlo como imprimación!

El Gesso es Spray es un material no muy habitual, así que si no lo encontráis no problem, en este enlace lo venden.

Así que para llevar a cabo esta locura tocaba el proceso de siempre:
Desmontar la pieza.
Retirar el polvo. En recovecos ayudándome de una brocha.
Con alcohol de quemar froté enérgicamente la superficie. Tenía más roña que el palo de un gallinero, así que hicieron falta varias pasadas.
Este el Gesso del que os hablaba. En teoría el Gesso se utiliza como base en manualidades de cartón o como base para los lienzos. Desconocía si serviría para mi invento. Más adelante os cuento el resultado 😉
El Gesso cubre de maravilla y tiene un acabado mate y suave al tacto. Apenas huele.
Además a los que teméis ensuciar alrededor os diré una cosa: el resíduo llega seco al suelo, así que se puede barrer sin problema! Con esto no digo que no haga falta proteger, de hecho yo utilizo una tela, pero junto a ella queda un polvillo  que se retira sin problema.
En la siguente foto veréis que con un par de pasadas casi me quedó blanco el mueble. Si hubiera dado una tercera quizás habría quedado cubierto del todo, pero preferí darla de acrílico brillante, para dar un acabado satinado.
Tras blanquear la mesita era turno de decidir qué hacer con los cajones.
Se me ocurrió dejar solamente uno, pero que fuera suficiente alto para poder guardar en él la manta del sofá.
Para ello había de crear un frente de cajón del tamaño adecuado. Eso lo hice con un resto de madera natural que tenía en el taller.
 Desmonté los antíguos tiradores.
 Esta es la madera de la que os hablaba.
 Quería darle un aspecto “viejo” y además utlizar el dorado.
Le di una capa de spray blanco, que cubrió de maravilla a la primera.
Luego el dorado.
Una vez seco… a lijaaaaar!!!
Tendréis que esperar un poco para ver el resultado de mi madera pintada y lijada. 
Atornillamos la tabla pintada al viejo cajón.
Y aqui tenéis mi nueva mesita!!!
Como veis no le he puesto tirador, ya que el cajón tiene un hueco superior para tirar de él.
 Y aquí tenéis el antes y después.
Verdad que es un cambio radical?
Al utilizar pintura en spray he ahorrado un montón de tiempo y ahora viene el veredicto de mi prueba:
EL GESSO EN SPRAY ES LA IMPRIMACIÓN PERFECTA!!!!
Tras el secado oportuno he pasado con la uña y la pintura se mantiente intacta, todo un logro!!

18 Comments

  1. sandry

    Ostras Javi mira que cada día me dejas con la boca más abierta… eres un crack!!!!! Me encanta todo lo que haces… de un trasto que se va a ir para la basura tu haces una maravilla! hay que ver. Si algún día haces algún taller por la zona avisa… que estamos cerquita y me apunto de cabeza!!!

    Un besazoooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *