El apartamento. 4. El pasillo



Empiezo a tener miedo que el apartamento se pueda llegar a parecer a un hospital de esos de antaño (ya que en el que yo curro tiene bastante colorido).
En todas las entregas del apartamento os hablo de lo rápido y económico del blanco, y además parece ser que he descubierto el uso del “no color” y voy a disfrutar de ello. Para muestra un botón, o mejor dicho: un post.
Os van a doler los ojos de tanto blanco que vais a ver, así que arrancamos!

Hagamos memoria de lo que llevamos hecho:

1. El dormitorio principal
y hoy es turno del punto 4: El pasillo!
Este es el pasillo del apartamento. Como veis es largo y muy luminoso, ya que tiene una ventana justo en medio que nos ayuda a refrescar las calurosas noches que estamos viviendo. 
En un principio no le quería hacer gran cosa, más que sanearlo y cambiar las cortinas, pero había un pequeño problema de humedad justo encima de la barra de la cortina, y ya sabéis que yo solito me lío, y me lío…
Total, que uno empieza desmontando la barra de cortina (era un riel, y estaba bastante descacharrado) para sanear la humedad.
Después piensa: mejor cambio el sistema y pongo una barra nueva.
Ais, ya puestos cambio también la cortina.
Y una cosa lleva a la otra y otra… 
Pero vayamos por pasos.

Tras sanear la humedad (aquí estaba el yeso  húmedo), pinté todo el pasillo de blanco, dejándolo reluciente y sin manchas ni rozaduras. Pero claro, habían algunos goterones de pintura, desconchones, etc, así que lo lijé un poco antes. Parece mucho curro, pero con la lijadora eléctrica fue cuestión de media hora, ya que no me maté lijando, si no ataqué las irregularidades.
Las puertas estaban bastante echas polvo y tenían goterones de barniz por todo. Un saneamiento tampoco les vendría mal!
Para empezar las lijé suavemente para alisarlas.
Las limpié a conciencia, primero con un poco de detergente pulverizado y después con amoniaco.
Ya puestos aproveché para limpiar a fondo las manetas con desengrasante y abrillantarlas  a base de pulir a mano (una tendinitis me costó!).
Con tanto curro más me valía protegerlas bien con cinta de carrocero.
En este caso como las había lijado antes no les puse imprimación, si no que pinté directamente sobre ellas con esmalte al agua satinado  Luxens. Entre capa y capa les cedía mi tumbona al sol para que secaran (y las envidiaba de lo bien que estaban mientras yo sudaba y sudaba).
Aquí podéis ver una de ellas tras la primera capa. Reconoceré que fueron varias las capas que les dí para que quedaran perfectas, unas 5, pero con el calor se secaban muy rápido y no había de esperar más de 20 min entre pasada y pasada.
Mientras secaban las puertas me puse con las cortinas. Unas sencillas blancas, una barra económica y un poco de friselina (que viene a ser la tira de “cola” que con el calor de la plancha nos ayuda a hacer el dobladillo del bajo). En un plis ya las tenía listas para colgar!
Y este es el nuevo aspecto de mi blanco pasillo. Le falta la lámpara y algunos cuadros decorativos. Adivináis de qué color serán?
Me tocará esperar para ello y quedará pendiente un viaje a Leroy o Ikea para dar con los complementos perfectos y darle un poco de personalidad al pasillo.
Eso sí, como buen amante de las plantas no pude evitar poner una maceta en la ventana, que en unos pocos días se ha puesto así de esplendorosa (tanto que las vecinas vienen a visitarla).

Quieres ver la segunda parte del pasillo? clicka aquí

Image and video hosting by TinyPic

13 Comments

  1. Miri

    Que pasillo mas blanco hospital jajajaj

    eso mismo pensé de mi cocina cuando la vi y dije "horrror, parece el office del hospitalllll"… que lastima… y ahi sigue, sin cambiar su careto ajja

    La planta le da mas vida, pero me gusta ahora como queda, es como mucho mas luminoso

  2. Merche

    ¿Para que es la fliselina que usas en la cortina, no veo donde la usaste?
    Lo de la lijadora electrica me lo estoy pensando , que el piso del pueblo tiene un tute para lijarlo a mano, son muy caras?

    Gracias
    Aaaahhh he llegado de homespiens 😉
    Saludos
    Merche

    1. Javi yonolotiraria

      Pues sí merche, como dice mi querido pepito es para hacer el dobladillo. En lugar de coser pones la tira de "frilselina" y planchas (unos 5 segundos, sin vapor) y se pega por arte de magia.
      LA lijadora eléctrica esta me costó 30€ en leroy y está más que amortizada, no veas los palizones que me dí yo antes de tenerla!

  3. Pepe Oliva

    La vecinas te dirán: Que bonita tienes la adelfa, hija mia! (Volver) ;P
    Me encanta el pasillo, ahora si que tiene luz.
    Además, te ha quedado un lienzo maravilloso para que lo puedas llenar de colorinchis.

    NOTA: En zara home están en las 3ª rebajas, por si puedes aprovechar algo.
    Yo pondría unos colgantes de cortina que tanto me gustan en los pomos de las puertas, ahí lo dejo.

    Beseteeees!!!

  4. Mariu

    Con un trapo y desengrasante no se te resiste nada de nada!… ja, ja.
    Estás haciendo que me guste el blanco blanco. Y mira que no me entusiasmaba demasiado, pero este apartamento me está gustando un montón, porque con el toque de color de los complementos da una sensación de limpieza, de luminosidad, de frescor… Muy chulo.
    😉

Responder a Merche Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *