Cómo hacer un huerto urbano. Evento de Leroy.

Los que me seguís por Facebook, Twitter o Instagram sabréis que he estado unos días bastante liado.
Entre el tuneo del apartamento, mi escapada a Londres y los eventos ha sido una locura, pero como más vale tarde que nunca hoy os hablaré de mi visita al Workshop que organizó Leroy Merlin.
El lugar escogido por la marca era «El jardín del Ángel», una pequeña tienda, lugar de encuentro en pleno barrio de las letras de Madrid.
Antes de entrar ya un cartel te invita a pasar:
Una vez dentro abrí la boca y reconozco que estuve bastante rato embobado mirando todo a mi alrededor.

Los chicos de Leroy nos habían tuneado el espacio! Esther, la directora de comunicación de la marca me explicó alguno de ellos y a mí solo me faltó tomar nota. 
Todo cuidado hasta el más mínimo detalle, como las lámparas:
 
 
Los detalles del exterior:
Y dentro se escondía el mejor tuneo que he visto en mucho tiempo: 
Unos sofás de césped artificial!
Mataría por tenerlos en mi terraza!!!
 
Cuando volví en mí recordé que el evento en realidad trataba de  de huertos urbanos, pero eran bastante desconocidos para mí. Así que me tocaba ser un chico aplicado y concentrarme en lo que nos explicaron sobre ellos.
Tras una breve pero interesante charla (sabíais que el sustrato que compramos para plantar se trata de guano? y sabíais que el guano son heces de pingüinos???) nos enfundamos en unos monos la mar de chulos y pusimos guantes, y más después de saber de qué estaba compuesto lo que íbamos a tocar 😉
Así pues empezamos conociendo lo que son los huertos urbanos. Leroy nos cedió para trabajar varios, y nos repartimos en pequeños grupos. En mi caso jugué a los jardineros junto con Laura y Marta.
 
Una vez puesta la greda (pequeñas piedrecitas volcánicas que ayudan a drenar el exceso de agua y el crecimiento de las raíces) echamos por encima el guano (sí, las cacas de pingüinos) y ya era momento de plantar en nuestro huerto.
Optamos por poner lechuguitas, un poco de albahaca, pimientos y calabacines. Todo un popurrí que iba destinado a una fundación de personas con discapacidad, que seguro seguro que lo siguen cuidando con mucho cariño para comer un día unas buenas verduras.
Cuando ya pensaba que no me lo podía estar pasando mejor  sacaron las pinturas y pudimos dar rienda suelta a nuestra imaginación tuneando el huerto. 
Como el tiempo apremiaba y me faltaban alguna que otra herramienta convencí a mis compis de mesa para hacer algo rápido y divertido, así que encintamos de manera irregular y pintamos con color «orquídea radiante» (color de este año según Pantone).
Y la verdad es que quedó mejor de lo que esperaba!!!

Me  hubiera gustado poner en este post alguna foto de los que estábamos en el lugar, ya que éramos todos bloggers y  se respiraba buen rollo y diversión.
Si algún día consigo las que nos hizo el fotógrafo que había por ahí edito el post 😉
Desde este post quiero agradecer a Esther y Ángela la confianza que tienen en este blog y que me invitaran a ser partícipes de ese tinglado que organizaron en Madrid. Además gracias a ellas conocí a más gente de Leroy y aprendí mucho de ellos.
 

Image and video hosting by TinyPic

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *