Historietas de las mías.

Llevo una semana de esas que no sabes si cortarte las venas o dejártelas largas.
No tengo tiempo para hacer tuneos, o mejor dicho terminarlos, aunque tengo 3 o 4 empezados. He recibido algún mail preguntándome si pasa algo (sois más majos que las pesetas), pero no, estoy vivo, de momento.
Este será un post diferente, ya que me apetece contaros una historieta de esas muchas que tengo relacionadas con todo esto de YONOLOTIRARIA.

Todo empezó un día que me dirigía a ver a Josep a la tienda. Llovía.
Estaba casi llegando, pero algo me hizo detener! Un contenedor con muebles!!! (que original, no?)
Casi me da un patatús. No me canso de decir que tengo una teoría: la ley de atracción universal entre tuneador y mueble deseado.
Una vez más el dios de los tuneos había escuchado mis plegarias y plantó ante mi una preciosa alacena de los años 50. Las había visto en series de TV como Aída (cómo me gustan los escenarios de esa serie!), en otros blogs e incluso en alguna revista de decoración. Soñaba con tener una verde manzana. 
No me lo podía creer!
Paré el coche y me planté ante ella. Ni me importó que estuviera lloviendo, estaba en éxtasis y petrificado. 
Por suerte llevaría poco tiempo ahí y la lluvia no había hecho más que darle un bañito.
No me quería separar de ella, ya que de hecho mientras abría cajones y le daba vueltas a como llevármela paró una familia de chatarreros queriendo arrebatarme mi tesoro.
-La he visto yo primero- Le dije a un niño gitanico que bajó de la furgo. Y él medio enfadado medio sorprendido montó a la furgo, dijo algo a su clan y se fueron. Y yo sorprendido con mi reacción.
Llamé por teléfono a Josep que estaba trabajando.
-Has de venir YA al contendor que hay a 100 metros de la tienda, tengo un tesoro y no me puedo mover de aquí.
Él que es mi ayudante 10 no tardó ni 2 minutos y en un plis estábamos cargando con la alacena hasta la tienda, mojándonos pero con sonrisa triunfal saludando a los vecinos.
Una vez en su tienda la dejamos en la calle, pero resguardada de la lluvia. Junto en la puerta, así mientras él trabajaba yo la podía ir limpiando y llevarla lista para tunearla en casa. 
Su estado era buenísimo, solo tenía roña, mucha roña. Así que me pegué 2 horas limpiando con desengrasante, detergente y finalmente amoniaco. Quedó reluciente y perfecta, tanto que me sorprendí que no hacía falta ni tunearla: tenía el color que yo quería! Quizás solo faltaba poner un papel chulo en los cajones y cambiar algún tirador.
Aquí viene lo divertido de la historia.
Casualmente justo en el momento que dejamos la alacena ahí, pasó el coche de Google Maps, si ese que parece una mezcla de coche espacial y radar de tráfico, e inmortalizó el momento.
 Si os fijáis en la foto (sacada de Google Street View) veréis:
-La tienda de Josep.
-Al menda lerenda admirando su alacena recién adquirida de un contenedor.
-Una niña montada en el «perronejo» (mezcla de perro y conejo, nunca hemos comprendido por que hacen esos engendros para los niños). No tiene nada que ver con la historia, pero me parece divertido que también saliera ella ahí…
-Mi coche (el del logo).
-El coche de Josep (DEP).
Vamos, que cuando descubrí que Google había colgado esta foto me reí un rato, pero la historia no acaba aquí…
Al llegar el mediodía entré a la tienda y nos hicimos unos bocatas antes de cargar el mueble en la furgo y llevarlo para mi taller. Fijaros que el mueble no estaba exactamente delante del ventanal, si no justo al lado.
Tardamos menos de 15 minutos, y al salir… Ost** Pu**ª!!!!!!!!!
El mueble seguí ahí, pero se habían llevado los cajones!!!!
Quién c*** querrá unos cajones de una alacena! y encima limpios!
Estaba hecho una furia, y pregunté al señor que siempre está en el parque. Él tampoco había visto nada.
Cogimos el coche y empezamos a dar vueltas por todo el barrio para ver si encontrábamos alguien caminando con 2 cajones bajo el brazo pero no hubo suerte. 
Tampoco vimos las furgonetas de los chatarreros que tanto pasan.
No pude con la rabia, y además le cogí tirria a la alacena, así que la llevamos al vertedero y la dejamos en el contenedor de los muebles, eso sí, limpia como una patena y sin cajones.
Total, que ya no siento atracción por ese tipo de muebles, por lo menos de momento, así que solo me queda desear una mesa de centro para mi comedor, y cuando aparezca… vigilarla!!!

44 Comments

  1. ona

    jajajajajajaja….fueron los gitanos!, mola lo del coche del Josep (Halley, para mi), DEP!!, jajajajja pobrete! Diría que pagaría por haberos visto por la calle a los dos cargados, pero tuve el lujo de veros cargando la furgo en el almacén de Marta y en el de Silvia, os acordais?
    Ahora solo espero el momento en que pueda montarme mi propio negocio para disfrutar decorándolo juntos, no???? Fdo. Mariví 2!

    1. Javi yonolotiraria

      Ona!!! no sé si fueron ellos o no (aunque sí, tengo mis sospechas).
      El coche de halley pobre, ahí está, google supo inmortailzar un buen momento! Somos los "recogebasuras" y vamos por los almacenes recogiendo trastos, claro que me acuerdo!
      Pondremos velas a la virgen de montserrat y llegará el día en que "mans" abrirá sus puertas, con un gusto y glamour que solo una mariví puede tener! un besote!!!!

  2. Anónimo

    Me he divertido con tu historieta… pero me ha dado penita por el mueble!!! lastima… bueno tu sigue asi y lo mas importante que te lo tomas todo por la parte mas divertida!!!
    seguro que tendras otra ocasion con otro mueble. Besos Laoripa

    1. Javi yonolotiraria

      Hola Tata!!! veo que te has animado a dejar tu comentario!!! Si no me tomo a cachondeo la historia….. qué tengo que hacer? soy un poco gafe, así que mejor sacar jugo de los momentos como este, y ya de paso dar a conocer mi parte más personal a los que siguen todo esto! un besote a la, ori y pa!

  3. Beatriz Campillo

    Me ha encantado la historia y como la cuentas, pero debo decirte que creo que igualmente te la podrías haber llevado a tu casa. Una vez allí sin cajones hubieras pensado en algo pero al menos hubiera merecido la pena el tiempo que tardaste en dejarla reluciente. Una pena porque realmente era muy bonita y con mucho encanto.
    Así que ahora estás a la busca de una mesa de centro, como si las cosas salieran a la primera vamos jajaja.Cuando menos te lo esperes encuentras algo que te haga brillar los ojillos y te los llevas contigo a casa.
    Yo ayer sin ir más lejos me encontré una silla antigua y para casa que se vino. Casi siempre encuentro sillas y he dejado pasar por lo menos seis sillas en los últimos meses, ya que no tengo espacio para más muebles. Esta como es tan antigua, calculo que de los años setenta más o menos pues no pude evitar cogerla, ya que es muy difícil encontrar una ganga antigua y bonita.
    Pues ala ya te he contado yo mi pequeña historia con las sillas jajaja.
    Un gran petonet Javi

    1. Javi yonolotiraria

      Buf beatriz, pero yo tenía la alacena en mi mente con sus cajones y todo y en cuanto la vi sin ellos ya no la quise más, fue como el que adora el chocolate y tras un empacho no lo quiere ver más en unos días!
      Si que es verdad que lo de las sillas es un misterio, todos las tenemos a pares en casa y luego las vemos solas en los contenedores, un expediente x, pero vamos, que llega un momento que estamos saturados de encontrarlas!
      Ya mostrarás tu silla en tu blog, que seguro q quedará genial!
      un petoneeet

  4. lole ★ laloleblog

    Javiiii noooooooooo!!!! Yo me la hubiera quedado igual, seguro que se encuentra alguna solución hombre! Si era una monería…. Eso pasa porque estás harto (refarfiao que decimos por aquí) de encontrarte cosas; aquí ya nadie tira nada, grrrrr…
    En cualquier caso me lo pasé pipa leyendo :)

  5. Natalia

    Me meooo!!! jajajajajjajajaa por favor, pero qué casualidad que pasara por ahí el cochecico, y qué cab*** el que se llevó los cajones. Yo también me la hubiera llevado a casa. Esa alacena es un tesoro, y la mar de chula. Algún apaño hubieras hecho tú!

    1. Javi yonolotiraria

      no te desorineeees!!!! casualidad no, lo siguiente, cuando vi la foto en el google maps casi me da un soponcio! la alacena ERA un tesoro, que sin los cajones perdía la mitad del valor, así que no tenía sentido que me la llevara, vamos, creo yo. Gracias por pasar por aquí Natalia!

  6. tormentina8556

    javi siento decirte que a quien se le ocurre dejar una alacena (encima limpia) sin vigilancia.

    Yo tengo los contenedores a 10 metros de mi puerta (vivo en una casa familiar) y siempre que tiramos algo, no se como ni por donde aparecen, pero en menos de 5 minutos, ya ha desaparecido. Y te lo prometo prometidisimo!

    1. Javi yonolotiraria

      aprendí bien la lección, y ahora custodio todo hasta llegar a casa, no sea cosa que pase algún listo!
      si que es cierto q más de una ocasión en el tiempo de aparcar el coche a unos metros de un contenedor ya me han quitado lo que quería, y es que hay mucha gente viviendo de eso hoy en día!

  7. casa tiburcio

    Bua! Que historiaca! Me quedo pasmada! Quién pudo llevarse los cajones?? Seguro que el gitanillo, por envidioso! Lo mejor, la foto de google maps!! Momentazo inmortalizado! De traca! me encantaría verlo en el street view in situ, jajaja!
    Eres la leche, tío

    1. Javi yonolotiraria

      Tiburcia!! tienes el enlace por el post, ahí podrás ver la calle donde Josep tiene la tienda y nuestros coches, a servidor…. y la alacena!!! la historiaca es curiosa cuanto menos, pero una batallita más al fín y al cabo! un eso y gracias por venir, sabes que siempre eres bien recibida a este blog que viste nacer!

  8. Glory Vila

    ¡Pero Javi!, ¡después de haberla limpiado!, ¡como pudiste tirarla!, creo que pasaron los chatarreros y ….. pero siempre la podrás ver en google maps con los cajones..,, Siento mucho el final. Yo encontré una en el punto limpio y no me moví de allí hasta que llego una amiga con la furgoneta. Besos.

  9. Veva Piñeiro

    Que P..ada! tenías que haberla puesto delante de la tienda!
    O al lado de la niña que estaba montada el el perronejo, ( esa empresa los hace así para llegar a más publico, a amantes de perros y conejos, jajajaja)
    Yo creo en el destino, a lo mejor esa no era "tu alacena" no te preocupes, estoy segura que pronto aparecerá.
    Un besiño

    1. Javi yonolotiraria

      El perronejo es total! sabes que quisimos cambiarlo y la empresa de las atracciones nos trajo un gatonejo???? lo cierto es que a los niños les encantan, pero a mí me dolía a la vista tal engendro, ahora tenemos una vespa roja y estoy tan encantado que siempre que voy a la tienda me siento en ella a pasar el rato (todo el que pasa bromea con "echarme un euro").
      Tendré qu entrenar a una banda de niños para que vigilen los muebles mientras como, una buena idea!
      Sinceramente, tammbién creo en el destino, y si no pude tunear esa alacena… por algo será!
      un besiño veviña!!!

  10. Anónimo

    Nooooo!!! pero bueno, no me lo puedo creer!!!! pero por q la llevaste al contenedor!!!!!! era super chulo y seguro q lo de los cajones lo habrías arreglado de alguna manera…
    Jo, yo nunca me encuentro ningún mueble…
    Nuria

  11. Marga

    Menuda historia, qué lástima que al final no la conservases, con lo apañado que eres y unos cestillos del Ikea, seguro que algo hubieses hecho. Bueno como dicen por ahí, no era la adecuada.

    Otra cosa, para limpiar todos estos tesoros que nos encontramos, yo tengo una solución que me funciona fenomenal y con poco esfuerzo, y es olvidarse de desengrasantes, Kh7… y demás limpiadores, y atacar el mueble con aguarrás o simil de aguarrás. Cuesta muchísimo menos esfuerzo y quitas prácticamente toda la porquería a la primera, luego ya, jaboncito o lo que prefieras. Yo suelo hacer primero la prueba en una parte del mueble que no se vea para ver si resulta muy agresivo, pero vamos que prácticamente en la mayoría se puede utilizar.

    Incluso para limpiar los azulejos de la cocina, quedan estupendos y brillantes sin casi esfuerzo.
    Eso sí buena ventilación, y nada de fuego cerca, pero vamos eso tu lo tienes más que sabido.

    1. Javi yonolotiraria

      Pues me anoto la idea, no se me hubiera ocurrido nunca! aunque me da miedo que el símil de aguarrás se pueda llevar la pintura, que en este caso era muy antígua (incluso el kh7 se llevó un poco). Pero como dices se puede probar en una zona que no se vea.
      Buen truco marga! ya te contaré!

  12. CyN

    No quiero ponerte las tripas negras, pero qué pena, porque era IDEAL DE LA MUERTE. Yo me encontré una igualica en una casa okupa y estuve a punto de mangarla, que también me encantan, pero me dio rollo…

    Por cierto, me parece que el otro dia los de google me cogieron a mí luchando con el paraguas, el viento y un charco camino del trabajo, pero no me ha dado por mirarlo hasta ahora… ¡Voy a ver si me veo!

  13. Pepe Oliva

    Jajajaja, menuda historieta!!! Ilustrada y todo!

    Discrepo en tu teoría "la ley de atracción universal entre tuneador y mueble deseado.", pienso que como tenemos mucha imaginación, nada más ver un mueble, nos enamoramos de el, porque sabemos que podemos hacer con el (igual que cuando ves a un chulazo, jajajaja).

    Te imagino con el gitanico "stop, in the name of love"
    Y actuaste bien, quedarte al lado del mueble y llamar a todas las persona humana para que te socorrieran. Superputada lo de los cajones. Si encuentro algún blog con cajones tuneaos, te aviso!
    Que rrrrrrrabia!!!! El destino no ha querido que fuera tuya, eso es que te espera algo mejor.

    Besoteeees!

    1. Javi yonolotiraria

      Pepitu! Insisto en mi teoría, y es cierto!
      Necesito una lámpara de pie. Aparece en 2 días.
      Necesito butacas para la habitación. Una semana.
      Un televisor para el dormitorio. 3 días.
      así todo! y no es que me dedique a buscarlo, si no que de camino al trabajo, la tienda o el pan encuentro las montañas de muebles.
      Y dejate de chulazos!jajajajaj
      Que me espera algo mejor? igual un maletín lleno de bielletes de 500!!!!????

Responder a CyN Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *