Las olivas de Mamá


En casa cada uno tunea a su manera. A mi padre le encantan las herramientas y trastear (a ver si algún día se anima ha tunear algo para el blog), mientras que mi madre es más de la antigua usanza. Recordáis el jabón que me enseñó ha hacer?
Fue ella la que hace días me comentó que por qué no publicaba en el blog cómo hacía las «olivas». Quizás no esté muy relacionado con la temática principal de esta página, pero me parece que es algo que os podría interesar, y para mi fue genail aprender cómo se hacían esas aceitunas que toda la vida he visto en la mesa.
En la «huerta» tienen unos cuantos olivos de los cuales hacen aceite para pasar el año (si los pajarracos  lo permiten y dejan alguna aceituna).
 Este año debe de ser bueno, ya que mi madre orgullosa me decía:
-Fotografía esta rama. No, esta otra, mira mira-
Y la verdad es que están cargadísimos de fruto, las ramas vencen por el peso!
Quedamos en hacer un kilo de olivas para poder mostrarlo en el blog, normalmente ella hace cantidades industriales, ya que nos encantan, pero para hacer un paso a paso en condiciones elegimos hacer una pequeña cantidad. 
Además mi espalda tampoco me permitió ayudarla, así que ella trabajaba y yo miraba!
INGREDIENTES Y MATERIAL NECESARIO
  • 1Kg de aceitunas verdes
  • 20Gr de Sosa cáustica
  • 1250 cc de agua (litro y cuarto vamos)
  • Sal
  • Tomillo
  • Báscula
  • Cuchara de palo
  • Recipiente
  • Botes
Estaba un pelín intrigado, ya que ella iba con un paraguas bajo el brazo caminando entre los árboles. 
En cuanto llegó a su «elegido» desplegó el paraguas y con esa maña que tiene empezó a tirar en él las aceitunas (no hace falta que diga que cuando han de coger todos los árboles no lo hace así, si no con mallas y «rastrillos»).
No le fue necesario pesarlas en ningún en ningún momento, en cuanto llegó al kilo de aceitunas paró.

El primer paso para hace unas «aceitunas de mamá» es verterlas en un recipiente donde quepan sobradamente.

Entonces preparamos el agua, la sosa, una báscula…

Tiramos el litro y 1/4 de agua en el recipiente

Pesamos la sosa cáustica. Recuerda, para un kg de aceitunas son 20 gr.

Acto seguido la vertemos al recipiente.

Removemos con una cuchara de palo, para que se disuelva la sosa cáustica en el agua y empiece el proceso de «curación».
Hay que ser cuidadoso, ya que ese agua corroe!

El siguiente proceso sería dejarlas reposar 24 horas en esa mezcla de agua con sosa, a poder ser removiendo de vez en cuando.
Una vez transcurrido el tiempo se tira todo el líquido y se cubren con agua «limpia».
Si pasadas otras 24h más o menos el agua sigue clara será indicador que las aceitunas ya están listas para pasar al bote, donde les añadiremos sal al gusto y una ramita de tomillo, que les darán sabor y las conservará duras.
«Si el agua se oscureciera o bien quedaran saladas, se puede cambiar otra vez el agua y esperar de nuevo, si no en menos de 72 horas ya están listas para comer» dice mamá.
Todo un arte este de preparar aceitunas y un gustazo aprender cosas de mamá.
Yo disfruté haciendo fotos y ella enseñándome, una tarde muy fructífera!

10 Comments

    1. Javi yonolotiraria

      jajajaj! las uvas? en mi tierra no se hacen!
      En la zona de mis padres, Fraga, se recogen ahora las aceitunas (y por tarragona la uva también,jeje). No sé por otros lados, pero supongo que será más o menos lo mismo…
      También te diré que lo normal para estas fechas es que haga frío, y no la temperatura que nos está haciendo…

    1. Javi yonolotiraria

      Pues si pusiste las cantidades exactas no debería pasar. De todos modos yo probaría a cambiar el agua de nuevo y las dejaría reposar 2 días. Si entonces estuvieran sosas sería momento de rectificar sal y añadir aromáticas (romero, tomillo…)
      Ya contarás!

  1. De mica en mica

    Hola a todos,
    en casa hacemos conserva de aceitunas pero sin sosa, os dejo la receta:
    Olives en sols o Aceitunas en adobo
    Aceitunas (medida un tarro de cristal reciclado que cierre bien de legumbres, por ejemplo)
    Las ponemos en agua y la cambiamos durante nueve días. Buscamos un momento del día que nos sea practico (por la noche después de lavar los cacharros)
    Pasados los nueve días llenamos el tarro de 9 partes de agua y una de sal, y las aromáticas en mi caso sajolida o ajedrea, pero nos sirven la farigola o tomillo o un ajo. Ponemos un poquito de aceite de oliva y cerramos bien el bote. Podemos la fecha y lo guardamos con el resto de conservas y mermeladas.
    Y las dejamos en reposo hasta verano (5-7 meses)
    Salen riquissimas y no amarga

Responder a De mica en mica Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *