Antes y después del comedor. Sin obras

En
esta entrada os voy a contar el antes y después que sufrió el comedor
de la casa, todo de una manera muy econónomica, jugando con pinturas y
muebles low Cost de ikea, reciclados y de saldos.

La casa bien, lo que se dice bien…. no estaba.
Pero su forma nos enamoró.

 

Nada más entrar a ella subes unas escaleras, y tras un gran cerramiento de aluminio color bronce se escondía un pequeño comedor con chimenea, techo bajo y una puerta al fondo que da paso a la cocina.
No era el comedor con el que soñábamos, pero ahí la imaginación actuó y en cuanto tuvimos la llave de la casa en nuestro poder era momento de atacar una de las estancias en la que más tiempo íbamos a pasar.
Para que os vayáis haciendo una idea era algo así:
Ese cerramiento de aluminio me daba tirria, y se me ocurrió que quitándolo quizás se ganaría amplitud y ya de paso un poco de luz y “aire”. Lo primero que hice fue liarme a patadas con él. Vencí la batalla!
Las paredes estaban pintadas con una pintura que en su día seguramente fue blanca, pero demasiado brillante… no sabía que tal se agarraría la nueva pintura, así que decidimos lijar todo para eliminar defectos y de paso abrir poro.

Las lámparas…. preciosas, sin más. 
Las vigas sufrieron un intento de decapado, en esta foto se aprecia.

Tras lijar, reparar golpes con yeso, eliminar el cerramiento el comedor (a patadas, si si)  y una primera capa de pintura blanca el comedor empezaba a coger forma.
Ahí apareció Carlos, un amigo, y decidió aportar su granito de arena: dejó a la vista una gran viga hasta entonces tapada con yeso. Le costó 2 días de trabajo, pero ahora es lo que más me gusta del comedor.
Una vez pintadas las paredes de color blanco (mate, por supuesto) era turno de dar color a las vigas. Como os contaba estas sufrieron un intento de ser decapadas, pero salieron capas de
pintura de todos los colores (verde, azul, blanco, barniz….) Así que
decidimos pintarlas sin más. Elegí una pintura plástica color cacao,
pese a que el chico que me la vendió me dijo que era imposible que
agarrara a unas vigas (Siguen igual y de eso hace 3 años)
Después de las vigas vinieron las paredes y el verde oliva. Me encantó este color! Tenía miedo a que tanto colorido hiciera aún más pequeño el comedor, pero debo reconocer que no me arrepiento, ya que junto al blanco y el marrón crean una atmósfera rústica y actual que hace muy acogedora la estancia.
Una vez pintado y limpio el comedor era momento de los detalles y los muebles. Como no estaba el horno para bollos nos tocó empaparnos de catálogos en busca de chollos y gangas:
Unas lámparas de ikea sobre una mesa de cocina de súper saldo de leroy (79€ con las cuatro sillas), los cuadros que yo mismo hice, una tinaja que se dejaron los anteriores dueños con otra lámpara de ikea. Y ya tenía el rincón de comer!!!
 
La chimenea fue un caso aparte, creo que nunca había frotado tanto,
pero quedó como nueva. La decoré con unas fotos (los marcos los pinté,
uno es un pequeño espejo antíguo que algún día enseñaré como tuneé, al
igual que el marco con las 2 llaves, que es un reloj de cocina roto).
El
espejo lo teníamos dando vueltas, es un regalo de una tía y la
serpiente de peluche un juguete con el que mi sobrino juega cuando
viene.
Por su precio y diseño elegimos estos apliques de ikea para todo el comedor, los cuales modificamos para que no se viera el cable taladrando su base y pasándolo por el nuevo agujero. Elegimos los mismos apliques para la entrada para unificarlo todo un poco.
El sofá también de la casa sueca, un poco pequeño, pero cómodo e incluso cama improvisada cuando vienen más invitados de la cuenta. La mesita es recuperada, como no, de la basura y el cuadro ya os lo mostré en esta entrada.
En el lugar donde había el monstruo de aluminio no sabíamos que poner para salvar el desnivel, y no teníamos ganas de obras o gastar dinero en barandillas, así que optamos por lo fácil y pusimos dos estanterias expedit que decoramos a juego con el resto de comedor. En ella tengo mis centros hechos con  “bols” que ya os mostré al principio del blog como elemento decorativo low cost.
Las expedit son prácticas por su espacio de almacenaje, ligeras por su forma y además económicas.
Esta es la nueva vista nada más entrar a la casa, ha cambiado el asunto, eh?
Al
principio nos daba un poco la sensación de escenario, pero con la
decoración ya terminada le da un toque original y acogedor.
Y como siempre digo la decoración Low Cost es cambiante y aquí os enseño uno de los últimos “tuneos” que hicimos al comedor: unos estores que nos mantienen el comedor calentico en invierno!!!

14 Comments

  1. Pángala

    Te ha quedado fenomenal, la verdad es que el cerramiento ese bronce era para darle una patada (o más) literalmente, así que mi más sincera enhorabuena, te ha quedado un espacio con encanto!!!

    missoluciones-pángala

  2. Casa Tiburcio

    Te pillé!! Tu comedor participó en un concurso de x4duros, a que sí???? qué memoria tengo!!! Tu casa tiene muy buena pinta: nada estándar, sorteando desniveles y descubriendo vigas. Cómo me gustan estas casas diferentes! Pero qué complicadas que son al principio, verdad? Creo que has resuelto muy bien los problemas que han ido surgiendo, enhorabuena.

  3. Susana

    Hola… Conocí tu blog hace tres semanas, más o menos, o quizás un mes ya, que el tiempo pasa volando… no sé si te había escrito ya antes, la verdad, pero por si no te lo he diho ya, tienes un blog genial… Una pregunta… El radiador que tienes en el comedor, ¿es de calor azul, de esos eléctricos? Mi marido y yo también nos vamos a una casa, en teruel, así que imagina el frio, y no tiene aún puesta la calefacción, y estamos debatiéndonos por este sistema, para no tener que hacer tanta obra… ¿Crees que vamos bien?…

Responder a lolet Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *