God save the Queen

Sin duda alguna lo “England” está de moda. Y si no mira la colección de  objetos con la bandera británica de maisons du monde.
Hace ya tiempo a través de otro blog, concretamente del de decora decora (espero que no se enfade por la mención) me acabó de convencer ese estilo.
Así que quería una mesita británica, y me hice esta:

Esta pieza la encontré como no, tirada en la calle, ni siquiera estaba junto a un contenedor. Era el típico mueble de televisión oscuro, de chapado. Enseguida pensé en como aligerar este “armatoste” así que la pintura blanca era ideal. Lástima que no hiciera fotos en su momento del antes.
Como siempre los pasos fueron:
– Lijar toda la superficie (Era un chapado, así que solo le abrí poro).
-Limpiar a fondo. (No me corté, manguerazo y cepillo).
-Dos capas de imprimación (utilicé Todoterreno, de Leroy Merlin).
-Finalmente pintar con rodillo de espuma para las superficies lisas y brocha para recovecos y curvas, lo hice solamente 2 veces, ya que la imprimación había cubierto bastante. Le di un ligero lijado entre capas.

Una vez pintado tan blanco dolía a la vista, así que con lana de acero le desgasté un poco los bordes, e incluso parte de la superficie, quería lograr algo mezcla de rústico y vintage.

Estuvo unos días así, en la entrada de mi casa, hasta que como he comentado al principio la bandera inglesa ondeó por mi cabecita.
Manos a la obra!
Lo primero de todo dibujarla y encintar la zona que queremos dejar en blanco.

 
Una vez encintada la zona ya podemos pintar con azúl y rojo y ANTES DE QUE SEQUE DEL TODO EL ESMALTE sacar las cintas.
En este punto debo decir que la pintura no la repartí uniformemente por todo, si no que dejé unas zonas más claras, para simular desgaste.

 Como buscaba el efecto envejecido y la bandera estaba tan flamante no me corté con la lija y desbasté en  unas zonas más que otras.
Luego llegó el momento de enfrentarme a un gran desconocido y ahora enemigo: El señor betún de judea.
Mojé un trapido de algodón con él y me puse a frotar por todo  como un loco. Empecé aluciando con lo bien que quedaba lo que antes era blanco, le estaba poniendo años al mueble a golpe de muñeca! Seguí y seguí, recovecos, barrotes…. el problema lo encontré con la base, que al ser taaaaaaan blanca se notan un montón los trazos de betún.
Pero para ser nuestra primera vez, y además un poco catastrófica, debo reconocer que el resultado que se logra con él puede llegar a ser increible, y me he prometido a mí mismo practicar más.

Volviendo al mueble:  Para proteger todas las capas de pintura, y el betún busqué un barniz incoloro y lo apilqué con rodillo. Perdí la cuenta de las capas que le llegué a dar, pero el resultado al tacto es similar al de tocar un cristal y eso es lo que más me ha gustado de este mueble, además de lo bien protegido que está.

Ahora luce en casa de un familiar, como mueble de TV, que eso es lo que era, solo que ahora luce distinto, y por qué no…. mucho más actual.

13 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *