La entrada a la casa. Una consola reciclada

Esta va a ser la primera entrada, donde además os explicaré el principio de toda esta movida donde he ido a parar con el tiempo…

Hace un tiempo iba con el coche por Salou y de repente ví junto a un contenedor una montaña de muebles viejos, oscuros y carcomidos (hoy en día sé que son muebles castellanos, de madera maciza y por lo tanto perfectos para tunear).
La cosa es que entre esos muebles había una especie de cuadrados de madera que me parecieron originales y por primera vez en mi vida paré el coche y me acerqué al contenedor a mirar algo. Sonrojado me acerqué, miré a los dos lados (qué vergüenza, por Dios!) y cuando ya lo tenía al alcance de mi mano me pudo la situación y me fui. Ya lo dicen que las primeras veces son desastrosas.
Al cabo de un rato un “runrún” me recordaba esos cuadrados de madera y no me los sacaba de la cabeza.
Es ahí cuando entra en acción mi socio en estas correrías y fue él quien volvió al contenedor y me recogió los misteriosos trozos de mueble.
Casualmente por esas fechas nos mudábamos a una casa que acabábamos de adquirir y “esas cosas” fueron lo primero que entró en el nuevo hogar.
Tras adecentar un poco la casa era momento de amueblar, con la propuesta de no gastar en muebles y fue ahí cuando empezó la “era del tuneo” o el estilo de vida “YONOLOTIRARIA”.

Me enrollo demasiado, pero ahora empezamos con foticos, que sé que suele gustar más eso.

Esta es una de las dos “cosas” tal y como las encontré. Mirándola mejor me di cuenta que eran las patas de una mesa castellana, y entre ellas iban unidas con unas barras de hierro.
Casualmente en la página de x4duros ví esta consola con balda lack  y mi cabecita se puso a 1000 x hora. Quería algo así:
Esto era un cutre-montaje, de lo que sería la consola de la entrada, le faltaba un lavado de cara….

Siento no tener fotos, pero el proceso para las patas fue el siguiente:
-Lijado suave para matar el brillo del barniz y abrir un poco de poro.
-Producto para la carcoma (xylazel). Se aplica con pincel y se deja actuar. Para que resulte más efectivo yo “forro” la pieza con papel film de cocina y lo dejo actuar 2 semanas.
-Tapar agujeros de la carcoma y el que se ve abajo en el travesaño con masilla. En Leroy Merlin hay masillas de varios colores. En este caso me daba igual el color, ya que después había que pintar.
-Dar imprimación. Quedaros bien con esto, ya que es la base de todos los tuneos. Yo utilizo la de la marca “luxens” de Leroy Merlin o Todoterreno, de la misma tienda. La imprimación se aplica con rodillo (o brocha en rincones) y se deja secar bien. Después se le da un suave lijado. En este caso solo utilicé una capa. Al ser de color blanco actúa como una primera capa de pintura, así que este paso además de importante es útil.
– Por último pintar con rodillo y pincel en color blanco, lijando entre capas, con un total de 4 capas.
Pintadas las patas, quedaron como nuevas, a juego con la balda lack de ikea, solo faltaba montarlo todo.
Una vez terminada mi consola para la entrada me di cuenta que los tuneos enganchan, y que a uno le sigue otro. El conjunto se veía muy soso y me gustaba la idea de un espejo encima para aportar luminosidad y amplitud.
Ahí entra en juego el segundo tuneo: tenía unas puertas de armario que me sobraban y pensábamos tirar.
Mirándolas bien, me harían el apaño en la entrada: Las pinté de blanco con el esmalte que me había sobrado de las patas. Solo puse una a modo de prueba encima de la consola, en vertical, y me gustó tanto que ahí sigue, tres años más tarde.
Espero no haber sido muy tostón en esta primera entrada, pero he querido explicaros como me enganché al brico-tunning y de paso mostraros mi entrada “low cost”.

9 Comments

  1. Casa Tiburcio

    De tostón nada. Me encanta la historia de cómo te acercaste al contenedor, el pudor, el reconcome y finalmente sucumbir, perder la vergüenza. Como bien dices, una vez superado esto, se abre todo un mundo de posibilidades. Engancha completamente. Yo estoy todo el día dándole al coco para transformar cosas y gastando lo justito. Y no es tanto por una cuestión de dinero (a veces arreglar ciertas cosas sale más caro que comprarlo), es la satisfacción de crear y de dar una segunda oportunidad a las cosas. TE cambia el chip completamente (ahora la que se enrolla soy yo, jeje).

    Enhorabuena, te ha quedado una consola chulísima y super original.

  2. Anónimo

    pues yo estoy feliz de haberte reencontrado.la fiebre del tuneo me cogió hece poco y he estado trillando la red este último año. recuerdo perfectamente la reforma de la casa de 500 años y tus certeras explicaciones y me lamentaba de que no hubiera más entradas tuyas … hasta ahora.Encantada estoy! Así que mucho ánimo y felicidades por la reseña en expansión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *